¿Marchando un Mix de San Valentín y demasiado Me TOO?

Estoy ante el que sin duda, será mi mejor San Valentín. No duele, no moja, no importa. Nunca lo he celebrado, pero hoy está siendo mi festivo. Hoy en Boston brilla el sol como si le doliera no hacerlo, con fuerza. El viento es delicioso y los pájaros cantan. Está mañana la empecé sola, Julio, hacía tiempo que se había lanzado a sus viajes.

Sola pero instalada en la templanza, me enfrenté a mis tres infancias y el desorden vital de nuestras mañanas, Sara decidió volar antes con una amiga, asumí pues la responsabilidad de llevar al colegio a los dos pequeños. Llegamos riendo y mejor aún, llegamos en hora.

Partí con orgullo a mi clase de inglés, llegué tarde, tras disfrutar de un hermoso paseo, el  Don Juan de la clase me saludó pletórico. Yo estaba tan feliz, tan segura, que le sonreí con superioridad con ganas a pesar del recuerdo de sus incoveniencias de la última clase, pareció confortado.

Me equivoqué y con ganas durante la clase, pero sin vergüenza aprendí algo a pesar de que no conseguía centrarme. Tras la clase, me atreví por fin a confesar en la biblioteca pública que el libro que debo, desapareció junto al resto de mi maleta en algún lugar entre Madrid-Londres-Boston.

Lo bueno de ser mayor, de saber que el tiempo apremia, es saber que empiezas a ser libre, y es aún mejor cuando te sientes fuerte y no dependes de la mirada de otros para saber que hoy tienes un buen día.

Fue tan bueno el día, que eché de menos a mi madre la llamé y no conseguí dar con ella, me puse a ordenar y limpiar, y la copa que tanta pereza me daba, se me resbaló de la mano antes siquiera de embadurnarla de jabón.

Estos días, apenada leí varios artículos en la prensa española, desmitificando el movimiento Me Too, insistiendo en su exageración, a través de los que se creen grandes voces de nuestra cultura. Uno en particular, un autor cuya lectura me convenció durante mis años universitarios de limitarme a la lectura de extranjeros o autores masculinos anteriores a la transición.

Recuerdo el trauma que me producía no poder afirmar cómo el resto de mis compañeros, tan audaces y admirados, que era un gran autor. Cuanta vergüenza me daba considerarle un don nadie, carente de otro don que no fuera la irreverencia y la letra fácil.

A veces te ocultas, te tapas, para sentirte parte de tu entorno. Puro miedo a la vida. He sido la maestra de la ocultación durante mucho tiempo. Aprendí pronto a esconder mi mirada, para no meterme en líos. A ver pasar los puertos. Reconozco ahora, desde la paz de la lejanía, aquella lucha encarnizada de mis entrañas entre el deseo de pasar desapercibida y mi terrible necesidad de ser vista u oída por aquellos cuya conversación me contenía.

sanvalentin

Doy gracias a las mujeres que luchan por su reconocimiento, porque entre otros muchos sucesos han levantado mi mirada. Doy gracias a aquellas amigas que añoro y no volveré a disfrutar, porque su ausencia ensalza cada día la categoría de su persona, y la necesidad de que las personas sean libres de compartir con nosotros sus días, sus ideas y a veces hasta su mala leche.

Soy feliz, en este día de San Valentín, porque por fin el fanatismo hacia el amor me importa un carajo. No tengo ya ese tipo de cadenas o miedos. No siento necesidad de regalos. He descubierto por fin el valor de la autentica estima por aquellos que me rodean y al fin aprecio con libertad la lealtad que me une a ellos.

Si yo amo, es a las personas, y ya no me arrastran miedos o pasiones, no me avergüenzan los temores, porque me conozco, me sé limpia. Gracias Julio, por este regalo, por escucharme y valorarme, más allá de lo humano; por guiarme en esta búsqueda de mí persona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s